Simposio I: Economía Informal y Género

LA INFORMALIDAD INDUSTRIAL Y LA MUJER: ENSEÑANZAS DE UN CAMINO RECORRIDO

JOSEP-ANTONI YBARRA. Universitat d’Alacant

La presencia del trabajo informal en las actividades industriales tradicionales en la España de los años 60 y 70 en el siglo XX fue un hecho habitual. Se entendía este trabajo como la antesala de una actividad remunerada y estable; el trabajo oculto en ese momento era una actividad en tránsito que desembocaría tarde o pronto en un trabajo regularizado. Sin embargo, con el paso del tiempo, aquel trabajo, mayoritariamente realizado por mujeres, se convierte en un trabajo utilizado como estrategia productiva para reducir costes en las empresas; una forma de mantener la competitividad de las actividades industriales sobre las espaldas y las manos de la mujer que trabaja de manera oculta y de una manera cada vez más organizada en la informalidad. De esta forma advertimos que la utilización de la informalidad en la industria, es un hecho vinculado a las estrategias competitivas de las empresas, mientras que para la mujer y los sujetos informales, ha significado un cambio al pasar de ser una situación transitoria a convertirse en una situación finalista en si misma; no queda más trabajo que aquel que ofrece la informalidad. Esto es una realidad que puede distinguir a España de otras realidades donde la informalidad es también un hecho. Así es interesante detenerse en el concepto ante situaciones y realidades latinoamericanas, europeas o asiáticas. Su significado y su alcance es diferente.

Si lo anterior es en esencia el hecho más significativo que se ha podido detectar, ¿qué es lo que se ha aprendido a lo largo del tiempo en relación con el trabajo oculto que hemos analizado? ¿Qué elementos siguen estando hoy presentes en el trabajo oculto de las mujeres en España y cuales no? ¿Son positivas las actuaciones que desde diferentes instancias públicas se han presentado con objeto de emerger actividades informales?

La emersión, entendida en términos generales, va en contra de la presión que la globalización ejerce sobre la economía y la sociedad; solo sería posible la mejora de las condiciones de vida y trabajo de algún segmento de la economía sumergida postulando acciones en el marco de la especificidad de la actividad y de los sujetos concretos que intervienen en el proceso, por ello las politicas territoriales  -locales y regionales-  son las que pueden tener alguna oportunidad para mejorar procesos productivos informales en el marco de globalización. Las propuestas hechas por la Unión europea en relación con la emersión del fenómeno, tímidamente van en la dirección sugerida. Se pasa de lo que son las medidas represoras y/o fiscales a las medidas de carácter analítico y específicas donde la problemática del género, edad, localidad y origen del sujeto oculto  -migración-  tienen que ser consideradas.


ECONOMÍA INFORMAL E INFORMALIZACIÓN DE LA SOCIEDAD

UBALDO MARTÍNEZ VEIGA. Universidad Nacional de Educación a Distancia

Este trabajo toma sus elementos empíricos de un trabajo de campo prolongado y todavía activo, en la provincia de Murcia. Allí estudiamos la agricultura intensiva y, dentro de ella, el  trabajo inmigrante. En el curso del análisis se ha encontrado una cantidad importante de trabajo informal. El estudio y análisis de este tipo de trabajo será el objeto del presente estudio. (…)

El mercado de trabajo desestructurado es la base a la que tiene que adaptarse los trabajadores tanto irregulares como regulares. Haremos un diagnóstico de la situación de los trabajadores irregulares con respecto a los regulares. Hay que decir a modo de resumen que no se puede afirmar sin más que se ha producido un paso del empleo informal al formal porque estas categorías tienen grados y por ello no se puede hablar de un proceso de todo o nada. En algunos aspectos tales como los salarios hay un mayor acercamiento a los salarios que tienen lugar en el sector formal. Sin embargo, si se tienen en cuenta las horas realmente trabajadas y pagadas parece que no se ha producido ningún tipo de transformación. El cambio frecuente de empresas y actividad trae consigo la necesidad del transporte de los trabajadores que lleva tiempo, a veces hasta tres horas o más y esto no se paga. Sin embargo, el proceso de regularización / normalización trae consigo una mayor libertad de los trabajadores que poco a poco son capaces de cambiar de actividad, a la hostelería o a la construcción. En este momento, los empresarios múrcianos afirman que hay necesidad de trabajadores y que hay que buscarlos donde sea. Con ello lo que están postulando es la creación artificial de un mercado de trabajo como el que Arthur Lewis descubría en el tercer mundo y que dio origen a la idea del sector informal. Se trata de un sistema de “desarrollo económico con una oferta ilimitada de trabajo.”


INFORMALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA Y FEMENIZACIÓN DE LAS CULTURAS EMPRESARIALES Y DEL TRABAJO

ISIDORO MORENO NAVARRO. Universidad de Sevilla

Las culturas del trabajo han estado siempre generizadas y etnizadas, como resultado de la segmentación de los mercados de trabajo por las desigualdades de sexo-genero y las relaciones interétnicas desigualitarias. Pero actualmente asistimos a una acentuación de la femenización tanto de los mercados de trabajo como, lo que sí es novedad, de los valores contenidos en las culturas de empresa y en las culturas del trabajo, como consecuencia de la creciente informalización tanto de la “Nueva Economía” o economía financiera como de la economía productiva.

En esta última, se ha pasado de valorar en el trabajador o trabajadora los conocimientos, experiencia y aptitudes a valorar, sobre todo, las actitudes: la voluntad de adaptación, la polivalencia, la empatía, el cuidado de la apariencia y el compromiso subjetivo con los intereses de la empresa. Las características tradicionalmente atribuidas al modelo de género femenino son hoy las más cotizadas desde las estrategias empresariales. Pero como estos rasgos son presentados como asexuados, también tienen éxito los varones que los interioricen o actúen de acuerdo con ellos.

Como también se valora especialmente el “lastre cero”, es decir, la no existencia de ataduras identitarias y sentimentales que puedan cuestionar la disponibilidad permanente para las empresas, ha surgido un nuevo modelo de género andrógino, combinación de rasgos duros “masculinos” –agresividad, competitividad, dureza- y rasgos blandos “femeninos” –adaptabilidad, talante amable- al que responden un número cada vez mayor de mujeres y hombres porque es especialmente rentable para lograr éxitos en el ámbito socioprofesional.


ECONOMÍA INFORMAL E INMIGRACIÓN

JOSÉ RAMÓN VALERO ESCANDELL. Universidad de Alicante

La llegada de los inmigrantes laborales a España está muy relacionada con las posibilidades de inserción inicial en la economía informal. El volumen de llegadas hubiese sido imposible sin considerar este aspecto.

La participación en la mesa redonda analiza estadísticamente el ritmo y volumen de las llegadas y trata tanto de calibrar el peso del trabajo irregular en ellas como de explicar algunos factores que han coadyuvado a esta elevada incidencia de la irregularidad.

Tras analizarse estos factores, se comprueba cómo el peso esencial del trabajo informal se mantiene en los mismos sectores donde ya antes existía entre la población autóctona y cómo esta situación perturba el normal desarrollo del mercado laboral y puede incidir negativamente en la integración de este colectivo.

Finalmente, se analiza cómo esta inmigración irregular se ha adaptado a algunos espacios concretos, urbanos y rurales.


ECONOMÍA SUMERGIDA Y TRABAJO FEMENINO EN LA INDUSTRIA ALICANTINA

ANASTASIA TÉLLEZ INFANTES. Universidad Miguel Hernández de Elche

En esta ponencia presentamos una primera aproximación etnográfica al estudio interdisciplinar que estamos llevando a cabo dentro de un proyecto denominado “MUJER Y TRABAJO EN EL SECTOR INDUSTRIAL: ECONOMÍA SUMERGIDA, VIOLENCIA Y GÉNERO”. Para realizarlo, nos hemos centrado en dos de las industrias más importantes de la provincia de Alicante en las que el género juega un papel esencial, nos referimos a la industria del calzado y a la del juguete.

Consideramos que en la sociedad se manifiestan divisiones sociales a partir de la diferencia de género, clase social, etnia, edad, etc., y en este estudio hemos pretendido observar y verificar que el género es un elemento que, además de crear diferencia social, constituye como elemento ideológico, una de las bases sobre las que se estructura la división social del trabajo y de forma específica las actividades “feminizadas” de la economía “informal” y “clandestina” de esta provincia. Efectivamente, en las industrias alicantinas del calzado y del juguete se dan diferentes fases dentro del proceso productivo, algunas de las cuales quedan dentro de la economía formal y otras fuera de ella, pasando a formar parte de la economía sumergida, y las mujeres suelen estar integradas de manera importante en esa economía de “trabajo ilegal” debido a las representaciones ideológicas existentes sobre los géneros y el trabajo.

El objetivo principal ha sido evidenciar cómo el trabajo produce unas dimensiones culturales que van más allá de las meras relaciones productivas que se perpetúan sobre la base de las representaciones ideáticas dominantes en nuestra sociedad sobre los géneros y que conllevan discriminación sexual en el ámbito laboral. Hemos analizado la división sexual del mercado de trabajo alicantino en diferentes sectores productivos seleccionados por su representatividad como referentes de identificación local en diversas comarcas y localidades de esta provincia: nos referimos concretamente al sector del juguete y del calzado, y de forma especial, a los procesos de trabajo “femeninos” que se realizan en el grupo doméstico y de forma sumergida.


ECONOMÍA SUMERGIDA EN EL ÁMBITO RURAL: EL CASO DE LAS MUJERES COSTURERAS

EVA MARÍA SOTOMAYOR MORALES. Universidad de Jaén

La economía informal es un fenómeno complejo en el que inciden numerosos factores económicos, sociales, institucionales y culturales, y que tiene a la vez una destacada repercusión en las políticas económicas, presupuestarias, sociales y, sobre todo, en las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras. En 1998, un informe de la Comisión Europea sobre el trabajo no declarado situaba a España en la cabeza de los países de la U.E, representando entre un 10% y un 23% de su PIB. En el año 2007, una comunicación de la Comisión de las Comunidades Europeas concluye que no hay indicios convincentes de que esta situación haya disminuido en los últimos años. Es más, los factores que generan las condiciones que lo hacen proliferar están aumentando y se va dibujando el mapa de zonas vulnerables, expuestas a este tipo de prácticas irregulares.

En este sentido, la economía informal no afecta por igual a todos los territorios, ni a todos los sectores, y también existe un perfil propicio de trabajador expuesto a esta situación que lo convierte, sin duda, en vulnerable.

Mi ponencia versará sobre un sector con una alta incidencia de la economía informal, el textil/confección, y con una alta presencia de trabajo no declarado de las mujeres costureras de los contextos rurales. Todo ello constatado por una investigación en la que se analiza el caso de los municipios rurales agrarios de la provincia de Jaén. En ella, se examinan entre otras cuestiones, los tipos y pautas de economía oculta y las irregularidades laborales, los significados y dimensiones existentes en las sociedades rurales y la importancia que tienen los mismos en el mantenimiento, la proliferación y la perpetuación de la economía informal. Todo ello desde el escenario de un sector en crisis amenazado por la deslocalización empresarial, que afecta a la industria manufacturera en general.


REPRODUCIR LA REPRODUCCIÓN: MUJERES MIGRANTES Y ECONOMÍA INFORMAL

JORDI ROCA I GIRONA. Universidad Rovira i Virgili, Tarragona

Uno de los destinos laborales de una parte de las mujeres que emigran a nuestro país se encuentra, de manera creciente en los últimos años, en la realización de distintos trabajos relacionados con el ámbito de la reproducción. Las mujeres inmigrantes, en este sentido, están sustituyendo gradualmente buena parte del trabajo reproductivo que hasta hace poco habían llevado a cabo las mujeres autóctonas. Un análisis de este fenómeno bajo la perspectiva de género, ausente en buena parte de la producción científica sobre migraciones, permite constatar como este proceso no puede ser abordado sin tomar en consideración tanto la lógica del patriarcado y sus efectos en las relaciones entre los sexos y en el acceso a los recursos, como la propia dinámica globalizadora que incluye los crecientes procesos de desigualdad entre países y los correspondientes flujos migracionales. La condición de mujer, inmigrante, pobre y trabajadora sitúa a las detentadoras de este perfil en una posición subordinada en el mercado de trabajo.

Volver al índice de Resúmenes